Sabroso festejó en el EL SANTO

La música no se hizo esperar y fueron más de cuatro horas de show divididos en tres segmentos, mendocinos, sanjuaninos, cordobeses, puntanos y algunos chilenos fueron testigos de este show que no hizo más que confirmar la vigencia de esta banda.

 

Sabroso es una de las bandas más importantes del cuarteto, con casi 20 años de carrera. En sus comienzos el grupo fue planteado como dúo vocal. Wally Mercado y Lisandro Márquez marcaron una época a principios de este siglo.

Luego, se sumó David Ortiz que venía de Trulalá. Estuvo muy poco tiempo. Actualmente Ortiz está en Dale Q´ Va. 

Con una seguidilla de éxitos, versiones propias de canciones conocidas en diferentes géneros musicales y clásicos dedicados para los seguidores de los primeros años, los cuarteteros lograron que los asistentes bailaran con locura cada uno de los temas que conformaron la lista interminable que tocaron por más de cuatro horas de show.
Las luces se apagaron pasadas las dos de la madrugada y la canción elegida para romper el hielo y presentar al grupo en el escenario fue “De qué te vale”, el tema que habla de aquella pareja que vive de apariencias. La lista siguió con la versión más movida de “Tirá para arriba”, de Miguel Mateos-Zas, el primero de los temas seleccionados del rock nacional para versionarlos al estilo Sabroso.
Le siguieron “Año tras año”, “Un tiburón”, “A prueba de ti”  y “El avión”, el clásico de sus colegas “La banda al rojo vivo”.
El primer descanso del grupo fue a las 3 AM. La amabilidad del grupo se transmitió dentro y fuera del escenario cuando se dedicaron a  saludar a sus seguidores, sacarse fotos con ellos y conversar con algunos privilegiados que los esperaban en el camarín.
El regreso fue media hora después y el grupo, liderado por el vocalista Wally Mercado, desplegó su repertorio con las canciones de su nuevo disco “Sabroso&Roll”, el homenaje que le realizaron los cuarteteros al rock argentino.
Así fue que clásicos como “Lamento boliviano” de “Los enanitos verdes”, “Loco un poco” de “Turf” o “Vencedores vencidos” de “Patricio Rey y sus redonditos de ricota” tuvieron su toque tropical en la noche veraniega. En el momento que sonaron las nuevas versiones, el público se dividió en dos; los seguidores de la banda que quedaron a la espera de más clásicos sabroseros y se dedicaron a escuchar las canciones con respeto y los demás que corearon junto a Wally la letra como si fuera un recital bien rockero.
Como la lista de temas fue extensa, todos los éxitos de la banda sonaron en la noche. “Veneno”, “Maldita hermosa”, “Sin ella” o “Llegó tu papi” lograron mover caderas, agitar manos arriba y dejar más de una garganta seca a la espera de un trago.
Como en una tribuna futbolera, se observaron remeras alusivas al conjunto colgadas en las columnas del salón.
Además, los fanáticos que buscaron su lugar pegados a la valla, tiraron banderas para que Wally y los demás integrantes las tocaran o besaran, según el pedido.
En el escenario los cordobeses disfrutaron a la par de su público. Entre ellos cantaban con mucho entusiasmo y contagiaron sonrisas a los espectadores. Más de una mujer salió con el corazón en la mano por la simpatía de Mario Loyola, el tecladista puntano que saludó a  las chicas con su carisma especial.
Uno de los momentos más románticos de la noche fue cuando interpretaron “Still loving you” de “Scorpions”, el bonus track del nuevo cd. Wally sorprendió al cantarlo en inglés mientras que el guitarrista deslumbró con un solo que dejó a todos boquiabiertos.
Tres cortes de descanso tuvo la banda durante su espectáculo. El público aprovechó para dispersarse hacia la zona de las barras, los sanitarios y el mismo boliche que estuvo habilitado toda la noche.
El show sabrosero culminó a las 6:00 con muy pocas despedidas de los músicos y los seguidores cansados que dejaron el recinto pocos minutos después de los últimos acordes del tema final.
La llegada de “Sabroso” a Mendoza fue una excusa para que el Estadio El Santo reuna entre amigos, familiares y conocidos a todos en el festejo de su aniversario número 40. Varios terminaron abrazados en la puerta del complejo a la espera del regreso a casa, muchas con los zapatos en la mano luego de bailar toda la madrugada al son del cuarteto cordobés.

Acá algo del show

Deja una respuesta